Guía Zelda: Breath of the Wild (2022) ▷ Consejos y Trucos

Descubre con esta guía todos los secretos escondidos en ⚡ Zelda Breath of the Wild ⚡ donde tendréis que volver a salvar al reino de Hyrule

Pruebas Heroicas de Farone

12/05/2022 10:35
The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Supera las Pruebas Heroicas de Farone

Las Pruebas Heroicas son retos que están dispersos por toda la tierra de Hyrule. Pese a lo que pueda parecer, su cometido es poneros a prueba (valga la redundancia) para desbloquear los Santuarios más difíciles. Al igual que ocurre con los Santuarios, estas se dividen por las diferentes regiones. Y en esta ocasión es el turno de Farone.

La Prueba Salvaje

Se trata de una de las pruebas más difíciles del juego. No por contar enemigos poderosos, sino porque pondrá a prueba todo lo que hemos aprendido por nosotros mismos, pero sin nuestro equipamiento. Para llegar hasta ella, tendréis que ir a Isla Frontia, al sudeste del mapa. Podréis llegar o bien planeando desde el Cabo Urron (mínimo 2 círculos de resistencia) o en una balsa. Una vez allí, la prueba dará comienzo, para lo cual os quitarán todos vuestros objetos, incluyendo armas, escudos, comida....en resumen, estaréis igual que cuando salistéis del Santuario de la Vida, conservando únicamente la Piedra Sheikav y vuestros corazones y resistencia actuales. 

Vuestro objetivo es conseguir tres orbes y llevarlos a sus respectivos interruptores, siendo así que uno de ellos lo tendrá un Hinox, así que ya podéis haceros a la idea de lo que os costará. Es por ello que, antes de hacer nada, lo más recomendable es conseguir víveres y armamento. Serviros de todas las ramas de árboles que encontréis y comenzad a coger bichos, peces y enfrentad a enemigos débiles para quitarles sus armas. Es muy importante que obtengáis también varios arcos y flechas, ya que, si decidís enfrentar al Hinox, os harán falta. Es por ello que lo mejor es que empecéis en la Playa de Toronbo. Una vez que estéis preparado, empieza el desafío. 

Lo más recomendable es dejar para el final al orbe de Hinox, ya que podremos conseguir mejores armas según avancemos. Ir por ello a la zona este de la isla, donde encontraréis una atalaya con varios enemigos. Derrotadle haciendo uso de todo lo que tenéis (recordad que contáis con las bombas, el Imán y el Paralizador) y conseguid el orbe que custodian. Hecho esto, tendréis que llevarlo a la punta norte del mapa a una pequeña isleta Para llegar hasta ella, usad Gélido. 

Hecho esto, toca ir a por el segundo, el cual está en la Meseta de Koholit. En esta zona hay enemigos bastantes fuertes, como un Moblin, por lo que id despacios e intetad lanzarles bombas cuando no os vean (si es cerca de un barril rojo mejor). Asimismo, si aprovecháis para atacar mientras llueve, podréis disimular vuestras pisadas. El orbe se encuentra en esta zona, mientras que el pedestal está bajo una plancha de piedra Apartadlo usando el Paralizador y golpeándolo. 

Finalmente, tendréis que hacer frente al Hinox. A estas alturas podéis contar con varias armas, aunque si queréis una poderosa, id al bosque del norte y sacad un cofre con el imán en el lodazal. Hecho esto, y antes de enfrentaros a nada, aseguraos de contar con flechas y arcos potentes. Id ahora a la esquina sudoeste, escalad hasta arriba y venced a todos los enemigos que están cerca del pedestal. Es bastante recomendable, ya que si tenéis el orbe y el combate con el Hinox se complica, es preferible salir corriendo. 

Tened en cuenta que el Hinox cuenta con protecciones en las pantorrillas, por lo que vuestra única oportunidad es derribarlo con un flechazo en el ojo y golpeadle en la barriga sin parar. Tened en cuenta también que si estáis cerca, golpeará el suelo con el culo, por lo que la onda expansiva os hará bastante daño. De la misma forma, como alternativa, podéis coger las armas que lleva colgada cuando lo derribéis para golpearle con ellas, así como el orbe, de forma que podéis salir corriendo mientras se recupera. Sea como fuere, una vez hayáis acabado, meted el orbe en el pedestal y aparecerá el Santuario de Sarshii.

La Prueba del Trueno

Para poder activar esta prueba tendréis que hablar con Nyel, quien se encuentra al este del Lago Raloc. Este os dirá el acertijo de la zona. Superarlo es muy simple, pero doloroso. Simplemente tendréis que subiros a un risco que se mostrará en la animación de la tonada. Una vez ahí, subíos y equiparos con algo metálico. Tras esto, esperad a que un rayo os golpeé para revelar el Santuario. Cabe mencionar que la descarga puede ser muy fuerte, por lo que estad cargados de corazones. Asimismo, si tenéis alguna vestimenta aislante, es muy recomendable que la llevéis puesta. Y recordad que sólo funcionará si estás en el centro de la zona alta del risco. Hecho esto, revelaréis el Santuario de Antuaka.

Los Hermanos Gigantes

Hallaréis esta Prueba Heroica al interactuar con una Piedra en el Monte Taran, una zona al sur de la Torre de Necluda. Para orientaros, no tenéis más que ir a la zona donde hay tres pedestales. Vuestro objetivo aquí es conseguir los tres orbes que custodian los Hermanos Hinox, tres Hinox que se encuentran durmiendo en las ciénagas cercanas y que tienen los mencionados orbes colgados del cuello. Para derrotarlos tendréis que incapacitarlos disparando al ojo y luego golpeándole sin parar en la barriga. 

Tened en cuenta que los tres Hinox serán de un color diferente (Rojo, Azul y Negro) y por tanto tendrán una dificultad diferente cada uno. Asimismo, si llegado a un punto pensáis que se os pueden resistir, disparad una flecha a la cuerda que sujeta el orbe, cogedlo y salid de allí corriendo. Una vez reunáis los tres orbes y los llevéis a los pedestales, desbloquearéis el Santuario de Adjiva.

Para que podáis orientaros, os dejamos un mapa con la localización de los pedestales y los tres Hinox:

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Los fragmentos perdidos

Para poder activar esta Prueba Heroica id a hablar con Nikao, un chico que se encuentra en las Ruinas de Arecal. Este os dirá que una especie de monumento (los fans de Twilight Princess lo reconoceréis) se ha fragmentado en cuatro partes, estando tres de ellas desperdigadas por la zona. Tendremos que encontrarlas para poder hacerles una foto, algo que será necesario para poder desbloquear el Santuario de Makai. Al final de estos párrafos os dejaremos una imagen donde localizarlos.

Una vez los tengamos todos, id a hablar con Nikao para enseñárselo. Tras esto, os explicará lo que hay que hacer. Arrodillaos sobre cualquiera de los pedestales y aparecerá el Santuario.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild