Análisis Battlefield Hardline

(Ps3, 360, Pc, PS4, One)

Esencia criminal

Página 2

Plataforma analizada: PC
Fran Pineda
18/03/2015 20:00
Battlefield Hardline

‘Battlefield Hardline’ cuenta con un total de nueve mapas. Más que suficientes para la variedad de modos que contiene el título, e igualmente importante uno de los elementos más destacables para todo juego online: los escenarios derrochan carisma. Desde desiertos, avenidas principales de urbes como Los Angeles, pantanos o localizaciones nocturnas se adaptan como un aguante a los nuevos modos de juego. No así a los clásicos TCT y Conquista. Su diseño reducido y en cierta manera el gran número de edificios o elementos repartidos por los niveles, suelen provocar una sensación de caos una vez está avanzada la partida.

Además de modos de juego lo suficientemente atractivos para mantener al jugador atrapado partida tras partida, es de vital importancia que se cuide el manejo de las armas y su consiguiente desbloqueo. En este sentido, Visceral Games le ha dado también una vuelta de tuerca a la franquicia, ofreciendo ahora una variante que se centra en la adquisición de equipo en función de los gustos del usuario. Además de obtener experiencia que nos permita subir de nivel y por ende de rango, también recibiremos dinero. Éste tiene una importancia vital, pues gracias a él conseguiremos desbloquear las armas de las cuatro clases disponibles. Podremos tener acceso a ellas según nuestras preferencias, ahorrar para el siguiente rifle, o por el contrario gastar los dólares de forma habitual para tener siempre actualizado el equipo. Notros elegimos. Cada una de las clases tendrá sus propios añadidos y por supuesto rifles o pistolas, además de gadgets y otros complementos. En este sentido se aprecian pocas novedades, pero una vez estamos con el mando/teclado-ratón en las manos, somos testigos de un trabajo que diferencia a ‘Hardline’ de la serie numerada de Battlefield.

Battlefield Hardline

El control se siente mucho más directo, sin llegar a encontrarnos ante un shooter arcade, pero tampoco sin alcanzar las cotas de realismo de ‘Battlefield 3’. Por otro lado las armas también han sufrido ciertas alteraciones, en especial con lo referente al retroceso, ahora más acusado. Lo que al principio puede parecer un inconveniente, pronto nos incitará a disparar por ráfagas pero también al uso de complementos para equilibrarla: empuñaduras, culatas, miras… Los vehículos, también muy presentes en la franquicia, sufren un recorte considerable en esta ocasión. Aunque no serán pocas las veces que se nos olvide su uso y disponibilidad en modos como Conquista, las físicas de los vehículos de tierra no están todo lo trabajadas que deberían, haciendo que su manejo sea algo tosco.

En líneas generales, en ‘Battlefield Hardline’ prima la inmediatez sobre el ritmo más lento de las entregas anteriores de la marca. Desde los menús para entrar de nuevo en acción después de morir, el comienzo de la siguiente partida y por supuesto el control del personaje son algunos de los pequeños detalles que nos deja el título con el fin de no romper el ritmo en ninguno de los momentos, algo sin duda vital para el jugador.

Frostbite 3 pierde fuerza visual

Mientras que Visceral Games ha trabajado duro por ofrecer una jugabilidad que atrape al jugador nuevo pero también al clásico de ‘Battlefield’, parece que por el camino se han olvidado de una característica que siempre ha venido de la mano de la franquicia: su apartado técnico.

Battlefield Hardline

‘Hardline’ aunque saca pecho en especial en su versión de PC, no ofrece su mejor adaptación en lo que al uso del Frostbite 3 se refiere. Una vez más es el modo campaña el elegido para servir en bandeja al jugador las mejores secciones en lo que a iluminación, texturas o reflejos se refiere, desaprovechando casi por completo este apartado en el multijugador. El shooter está lejos de ofrecernos el espectáculo visual que fue ‘Battlefield 4’, mención especial en lo que a shaders se refiere, luciendo una iluminación en muchas ocasiones plana; siendo los escenarios a plena luz del día los que más acusan este bajón. Xbox One acoge el título a una resolución de 720p, mientras que PlayStation 4 lo hace a 900p. Más allá de la diferencia de resolución, bastante notoria por cierto una vez tenemos ambas versiones en pantalla, tanto en la máquina de Microsoft como de Sony se mantienen un equilibrado número de efectos en pantalla. PC vuelve a ser una vez más la plataforma ideal para aquellos usuarios que quieran disfrutar de la experiencia en todo su esplendor. Con una gran optimización de por medio, infinitamente mejor que la vista en ‘Battlefield 4’, el título será capaz de moldearse a una gran variedad de equipos, obteniendo en todos ellos un resultado más que loable en lo referente a detalles visuales y framerate.

Una vez más EA demuestra su poderío en el campo sonoro. El audio destaca sobremanera en efectos de armas, explosiones o las voces que escuchamos a lo lejos del resto de personajes. Otros como los objetos que las paredes que se derrumban o edificios que caen – gracias al trabajo realizado de nuevo con Levolution – rayan a un grandísimo nivel. No podemos dejarnos pasar el espectacular doblaje con el que han contado para la ocasión, digno de una gran superproducción de cine o serie de TV a la altura de la HBO. Por encima de la media y de manera sobresaliente, EA ha trabajado un gran elenco de voces que se adaptan a la perfección a los diferentes personajes. La banda sonora queda redondeada por un amplio número de temas hiphop y otros géneros que encajan como un guante entre la estética policial y criminal del título.

Battlefield Hardline

Battlefield Hardline funciona, es diferente y engancha

Battlefield Hardline’ funciona. Esta puede ser tal vez la mejor de las noticias para la mayoría de los jugadores. El paupérrimo lanzamiento de la cuarta entrega numerada sembró un mar de dudas para un título que incluso a día de hoy no ha terminado de convencer al gran público, y lo que es peor, sigue recibiendo parches para “arreglarlo”.

Visceral Games ha cogido el toro por los cuernos, le ha echado valor y el resultado es un shooter diferente a lo habitual en la marca, pero que logra alcanzar una característica que no todas las nuevas IP o spin-off son capaces de lograr: tiene alma. Tal vez para muchos el mayor error de ‘Hardline’ sea el que está acompañado de la palabra ‘Battlefield’; para bien o para mal, en el estudio no han tenido ningún miedo para dar una vuelta a muchas de las modalidades, sistema de armas, mejora de respawn o jugabilidad de la saga, y que ni la propia EA DICE se atrevió a llevar a cabo. La campaña cumple con su propósito: entretener, ofrecer una historia atractiva enfocada a los fans del cine policiaco y abordar la jugabilidad desde un punto de vista que vaya un paso más allá del simple shooter. Es un complemento, no nos olvidemos de ello, y por tanto sabe marcar su cometido.

En el otro lado de la balanza tenemos el multijugador, el pilar base de la franquicia. Como tal, éste cuenta con siete modos de juego a cada cual más variado – aunque se podría haber incluido alguno más para no dar esa sensación de similitud entre algunas modalidades – y que encandilará a los usuarios que quieran una propuesta táctica pero también a aquellos que prefieran un combate más directo. Una de las claves de ‘Battlefield Hardline’ es la de plantear la franquicia desde enfrentamientos de infantería, esto quiere decir tiroteos más cerrados y por ende centrados en el corto y medio alcance. El planteamiento es interesante, funciona, es adictivo y los mapas destilan carisma. ¿Puede pedirse más? Siempre.

Battlefield Hardline

‘Battlefield Hardline’ es moldeable. Se vuelve frenético cuando queremos, pero también se convierte en un juego pausado, en el que prima pensar antes de actuar. Dinero Sangriento será un continuo ir y venir de balas, pero también de llenar bien los bolsillos de dólares; un pilla-pilla que se disfraza de juego del escondite. Rescate, Puente o Atraco son tan diferentes entre sí, que al principio nos costará “cambiar el chip” a la hora de alternar entre un modo u otro; no nos dejamos TCT y Conquista, los veteranos se sentirán como en casa, más aún ahora que dejamos de lado los “paseos por los prados”, para centrarnos en lo que de verdad importa.

Podrá tener sus defectos – una IA muy mejorable en la campaña, el control de los vehículos o por pedir incluso más modos de juego – pero si algo ha demostrado Visceral Games es que a una franquicia tan aclamada y venerada como Battlefield es posible metérsele mano, ofreciendo un estilo peculiar y con marca propia. Da igual que sea el conflicto entre criminales y fuerzas de la ley – que funciona en Hardlie en los todos aspectos ya sea por ambientación o sentirnos un bando u otro – sino por la meritoria y acertada decisión de corregir/cambiar todo aquello que ya olía a quemado en ‘Battlefield 4’.

Anterior
12
Siguiente2 de 2 páginas
8.4

Lo mejor

Más ágil, frenético y con cambios sutiles en lo jugable que mejoran la experiencia Battlefield

Los jugadores tácticos y arcade tienen su sitio por igual

La campaña cumple con lo prometido, un complemento entretenido y diferente

Los modos de juego, muy acertados y adictivos

Lo peor

La IA de la campaña, errática que dan lugar a situaciones inverosímiles

La física surrealista de los vehículos

Frostbite 3 está lejos de su fuerza técnica habitual

¿Cómo analizamos?
0 comentarios
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.